domingo, 22 de enero de 2012

Las “remasterizaciones” HDCD de Virgin, esas grandes desconocidas, por tubak


El 29 de mayo de 2000 (fecha de la que ya casi van a hacer 12 años) nos las prometíamos muy felices los seguidores de Oldfield con el “nuevo” y más que esperado lanzamiento de Virgin, la discografía de Mike Oldfield remasterizada. Era algo que la gran mayoría de los seguidores esperábamos con cierta ansiedad, ya que las ediciones de Virgin en CD hasta ese momento, salvo honrosas excepciones, tenían (además de una pésima presentación) un mal sonido. En tres tandas (29 de Mayo, 3 de Julio y 31 de Julio) Virgin iba a publicar todos los discos de estudio y un directo de Oldfield en una nueva edición, que según Virgin, contaría con nuevos libretos, nuevo diseño, textos adicionales y con una remasterización realizada por el mismísimo Simon Heyworth (uno de los productores de “Tubular Bells”) y que años antes (en 1998) había realizado brillantemente y con gran esmero la primera remasterización de Mike Oldfield para el 25 aniversario de “Tubular Bells”. La cosa pintaba bien…

Por desgracia Virgin volvió a darnos gato por liebre y lo publicado se distanciaba bastante de lo inicialmente prometido. Ya que a los fallos e inexactitudes en los pírricos textos, se sumaban los más que vergonzantes gazapos en los créditos de los discos o los errores en los diseños de las portadas.

Por no hablar del sonido “remasterizado” que para nada era lo esperado, de hecho, algunos discos suenan incluso peor que los anteriormente editados. La distribución de dichas “remasterizaciones” tampoco estuvo exenta de ciertas complicaciones, ya que para encontrar algunos de los discos había que “indagar” más de lo deseado. Por lo que las ventas no fueron todo lo espectacular que Virgin esperaba. Virgin quería volver a cubrirse de gloria en este año 2000 en el que pensaban que iban a beneficiarse de nuevo de la repentina vuelta de Oldfield al candelero tras haber publicado 3 discos (uno de ellos un nuevo “Tubular Bells”), hacer una gira europea bastante exitosa y un concierto multitudinario en apenas año y medio, al igual que pasó en 1993, año en el que Virgin, tras la estela del éxito de “Tubular Bells II”, publicó no sin cierto acierto el recopilatorio “Elements”, del que la fama del nuevo “Tubular” hizo que vendiese más copias de las que se presupondría que podría haber vendido un par de años antes, pero esta vez Virgin no obtuvo el mismo resultado.

Quizás la pobre y cutre dedicación de la que fueron objeto estas “remasterizaciones” influyó junto con el boca a boca, a que muchos de los seguidores de Oldfield obviasen estas nuevas reediciones a la espera de algo mejor (que llegaría posteriormente, pero de la mano de Universal), ya que ésta nueva reedición del catálogo no aportaba nada nuevo. A lo largo de los próximos meses se irán publicando en este blog los “sesudos” textos que escribió Dave Laing para dichas “remasterizaciones” (es un decir eso de que escribió, ya que muchos de ellos son extractos de los textos que escribió en 1993 para el recopilatorio “Elements”). Junto a estos textos, intentaremos explicar o comentar los fallos, defectos y virtudes de cada texto y del disco en general. Nos vemos, dentro de muy poco con el primer artículo, del primer texto, del primer disco… “Tubular Bells”.

Tubular Bells
Hergest Ridge
The Orchestral Tubular Bells
Ommadawn
Incantations
Exposed
Platinum
QE2
Five Miles Out
Crises
Discovery
The Killing Fields
Islands
Earth Moving
Amarok
Heaven's Open

tubak

2 comentarios:

  1. Tal vez volver a publicar más de los mismo "cansa" y es muy repetitivo. EStoy seguro, como hacen la mayoría de las discográficas que hay material a publicar, pero para otro momento, es decir cuando el artista desaparece la vida terrenal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, y para muestra un botón, el año que viene es el 40 aniversario de "Tubular Bells"... que os apostáis a que sale algo "inédito" (si no se acaba el mundo como dicen los mayas)... al tiempo.

      El problema con estas "remasterizaciones" es que fueron la primera re-edición de un catálogo que en algunos casos era más que necesario. Por lo que la expectación era grande, el problema fue cuando vimos en qué consistía dicha re-edición. Hay maneras y maneras de sacar "las perras", pero personalmente prefiero la manera que está utilizando Universal, pese a que se están guardando también muchas cosas en la recámara.

      Eliminar