miércoles, 26 de septiembre de 2018

Oldfield en España - Parte 2



No podemos dejar de mencionar a Discoplay, empresa pionera de la venta de discos por correo, que empezó a funcionar a nivel nacional desde principios de los setenta. Con epicentro en su mítica tienda de los Sótanos de Gran Vía de Madrid, y sobre todo a partir de la publicación del BIP (Boletín Informativo Discoplay), hasta su desaparición en el año 2007, Discoplay llevó a todos los rincones de España la posibilidad de conseguir referencias de un extenso catálogo que, hasta entonces, estaba reservado a los habitantes de las grandes ciudades.



Pero, volviendo al tema de las revistas musicales, añadiremos que, si bien La Ley de Prensa del régimen franquista mantuvo una fuerte censura, que también se hizo notar en las publicaciones musicales con la imposición de frecuentes multas, en 1977 fue derogada en favor de la libertad de expresión, por lo cual, a fines de los setenta, la prensa musical ya pudo desarrollarse sin cortapisas. Para entender hasta qué extremos podían llegar los censores, valga un ejemplo: en 1976, se prohibió la publicación del álbum Zuma, de Neil Young, alegando que en una de sus canciones, la larguísima Cortez the killer, se maltrataba la memoria del conquistador Hernán Cortés (lo cual sólo puede aplicarse al título de la canción, no a su letra, bastante metafórica e inconcreta; en cualquier caso, al público rockero esta prohibición le pareció una muestra más de lo absurda y ridícula que podía llegar a ser la autoridad política de entonces).

Poco después, asistiríamos a la desaparición de Disco Expres que, a partir de 1976, dejó de publicarse en Pamplona, después de seis años de trayectoria intachable, y pasó a Barcelona, donde la editaría Gay & Company, la empresa del citado promotor Gay Mercader. La revista pasó a quincenal y en color, acogiendo la obra gráfica de dibujantes y fotógrafos de la talla de Ceesepe, Mariscal o Alberto García Alix, pese a lo cual no pudo mantenerse y cerró en 1979.

En cuanto a radio y televisión, encontraremos ya por estos años a grandes profesionales, como Carlos Tena y Ángel Casas, trabajando para distintos medios (Casas fue uno de los fundadores de la revista Vibraciones, por ejemplo), antes de confluir en el programa televisivo de referencia para los melómanos de aquella época: nos referimos a PopGrama, cuyo principal mérito, de cara a los seguidores de Oldfield, fue ofrecernos un fragmento de su mítica actuación en Madrid, en el año 1979, junto con una impagable entrevista con el músico.


Precisamente fue en aquel año 79 cuando Enrique Tierno Galván accedió a la alcaldía de Madrid, desarrollando una política cultural que trajo consigo la creación de la llamada Movida madrileña, la cual vino a opacar tendencias anteriores menos domesticables, como el rock urbano, desarrollado principalmente en Madrid, con grupos como Asfalto o Leño, casi todos ellos editados por Vicente Mariscal Romero en su sello Chapa Records. En paralelo, fue desarrollándose el heavy español, con Barón Rojo a la cabeza, sin que faltara algún viejo rockero (de esos que nunca mueren) convenientemente adaptado a los nuevos tiempos, como el incombustible Miguel Ríos. Por último, a fines de los setenta tuvo lugar el agotamiento del rock sinfónico o progresivo en su versión española. A diferencia de los anteriores, fue un fenómeno más bien periférico, desarrollado sobre todo en Cataluña, con grupos como Máquina o Iceberg (este último comandado por el guitarrista Max Sunyer y por el teclista Kitflus, seguramente dos de los mejores músicos que ha dado este país). Mientras, en Andalucía, la magistral fusión del rock y flamenco del grupo Triana acabó arrasando en toda España. Por el contrario, los cántabros de Bloque, quizás los más genuinos representantes de esta corriente progresiva, no disfrutaron del éxito masivo que hubieran merecido, sobre todo si nos atenemos a sus increíbles actuaciones en directo.



Tubular Bells llega a España: seguimiento de noticias en Disco Expres

Por cuanto Disco Expres fue el buque insignia de la prensa musical española, a esta revista correspondió el mayor protagonismo en la difusión de la obra de Mike Oldfield, al menos a partir de Tubular Bells y hasta Ommadawn. Jordi Sierra i Fabra lideró la empresa con bastante acierto y, en este sentido, puede decirse que fue el pionero en la difusión de la obra de Oldfield por estas tierras.


De hecho, tanto en prensa como en sus muchos libros, sobre todo en su famosa Historia de la Música Rock, nunca se cansó de repetir que los más grandes de los setenta fueron Mike Oldfield y el grupo Queen. Incluso en libros más recientes, como la novela juvenil Sonidos del corazón, publicada en el año 2012, podemos leer lo siguiente: - ¿No hubo artistas nuevos en ese tiempo? - Muy pocos, todos puntuales. Las grandes aportaciones británicas fueron Queen y Mike Oldfield. E insiste en su Historia del Rock: la música que cambió el mundo (2016): Si Queen fue el grupo, Mike Oldfield fue el artista individual más sorprendente… se convirtió en uno de los grandes, con una serie de álbumes impecables. Es decir, que Sierra i Fabra sigue divulgando entre los jóvenes de hoy la música de aquella Edad de Oro y, gracias a él, Oldfield no deja de ganar nuevos seguidores.


Continuará...

sábado, 22 de septiembre de 2018

Oldfield en España - Parte 1


Un mercado musical en vías de desarrollo

El panorama de la música rock en los primeros años setenta, cuando Mike Oldfield empezó a ser conocido en España y en el resto del mundo, puede describirse como en trance de formación o, lo que es lo mismo, no existía propiamente un público masivo para este tipo de música, sino jóvenes aficionados, más o menos informados, en los grandes núcleos de población, mientras que en el medio rural el rock era desconocido en su mayor parte. No obstante, pronto se pusieron los medios para remediar estas carencias, derivadas de tres décadas de aislamiento del país con respecto al resto de la cultura occidental, gracias en gran parte a la labor divulgativa llevada a cabo por la cada vez más importante prensa musical, y a la celebración de los primeros conciertos de grandes bandas inglesas que, poco a poco, fueron confiando en el mercado español, de manera que puede decirse que nuestro país se incorporó con rapidez a los circuitos de consumo de la música rock desde mediados de los años setenta.

La prensa musical de entonces y la organización de los primeros conciertos

A fines de los años sesenta ya se publicaban revistas especializadas de buen nivel, como Mundo Joven, donde colaboraban grandes nombres de la música española, como Joaquín Díaz, junto a críticos no menos afamados, como el añorado José María Íñigo. No obstante, es a Disco Expres, semanario en formato periódico, en blanco y negro, al que debemos en mayor medida la creación de un público rockero en España, llevando a cabo una gran labor divulgativa de las diversas corrientes y estilos procedentes de Europa y EE. UU., sin descuidar por ello la promoción de la música española. Parte muy destacada de esta publicación fueron las colaboraciones de Jordi Sierra i Fabra, quizás el crítico musical más influyente de aquella época, ya que también formó parte de otras revistas surgidas por entonces, como Popular 1 o El Gran Musical (donde escribía regularmente otro gran crítico, también bastante añorado: Joaquín Luqui). Por todo ello, Disco Expres fue sin duda la publicación musical más importante entre 1970 y 1976. En ella colaboraron, junto con Sierra i Fabra, críticos de la talla de Diego A. Manrique, Vicente Mariscal Romero, Antonio de Miguel, Oriol Llopis o Gonzalo García-Pelayo (este último también exitoso productor discográfico que, al frente del sello Gong, creado en 1974 dentro de Movieplay, dio a conocer a Triana y otros grupos del llamado rock andaluz).


En la estela de Disco Expres, aparecieron poco después Popular 1 y Vibraciones, que rivalizarían entre sí hasta la desaparición de la segunda. Sierra i Fabra dirigió Popular 1 hasta que la abandonó, en 1976, para pasarse al campo de la literatura, especializándose, con el paso de los años, en novela juvenil. No obstante, siguió colaborando ocasionalmente en Súper Pop, publicación que empezó a editarse en 1977, y que se convertiría en la revista musical española más vendida de la historia, al dirigirse a un público de adolescentes entregadas al fenómeno fan, tanto de ídolos nacionales como extranjeros. Sierra i Fabra también participó en la fundación de otras publicaciones de vida efímera o menos influyente, como Magazine o Extra.


Por su parte, Gay Mercader ha sido el gran promotor de conciertos en nuestro país desde que, allá por los primeros años setenta, consiguió lo imposible: que grupos de rock progresivo de la categoría y dificultad de King Crimson o Genesis actuasen en España, o que en julio de 1976 los mismísimos Rolling Stones accedieran a honrarnos con su visita. Entre tanto, otros grandes grupos, como Queen, también se habían presentado por estas tierras por primera vez y, en definitiva, se estaba consiguiendo crear un gran público rockero que, como queda dicho, en décadas anteriores no pudo existir por el aislamiento cultural de España durante la posguerra hasta que, a partir de los años sesenta, el fenómeno del turismo empezó a abrir un poco el país y se produjo una cierta mejora en la calidad de vida de la población en general, empezando a consumir productos como la música, que ya no eran de primera necesidad.

Puede decirse, respecto a estos conciertos primerizos, que no quedó más remedio que improvisar y, como suele decirse, empezar la casa por el tejado, es decir que, si bien se organizaron conciertos de músicos ya conocidos que resultaron bastante exitosos, no es menos cierto que otros muchos fracasaron, sobre todo cuando se trataba de artistas no tan famosos o directamente desconocidos. Esto fue lo que sucedió, por ejemplo, con las actuaciones de Caravan, excelente representante del sonido Canterbury que, en abril de 1974, apenas reunió público en Barcelona: nadie los conocía porque todavía no se había publicado ninguno de sus discos en España. 

Peor fue el caso de la cantante inglesa Sandy Denny, maravillosa intérprete de música folk-rock, integrante de Fairport Convention, cuya actuación en Barcelona, en junio de 1973, fue boicoteada por la vergonzosa actitud de un público que no respetó a esta gran artista, la cual terminó como pudo su actuación y, finalmente, acabó llorando en el camerino. Aunque Sandy tuvo mejor acogida en su actuación de Madrid, no parece que le quedaran ganas de volver por aquí. A pesar de todo, estos casos habría que achacarlos más bien a un desconocimiento por parte del público que, poco a poco, se fue corrigiendo y, por lo general, no volvieron a repetirse en lo sucesivo (salvo la debacle de Lou Reed en el campo del Moscardó, ya en 1980, de la cual preferimos no acordarnos).


Continuará...

domingo, 16 de septiembre de 2018

Tertulias Oldfield - Programa 40 - Especial 40 Aniversario Incantations


40 tertulias, y 40 años de uno de los discos de culto de nuestro ídolo. Motivo de sobra para volver atrás en el tiempo y volver a analizar la gloriosa obra Incantations. Ésta tertulia es un complemento perfecto a aquella lejana tertulia de Incantations que le dedicamos en 2015, ahora con nuestro equipo al completo: Anselmo, Paco, Ana, Rubén, Alberto y Manu.

https://www.ivoox.com/tertulias-oldfield-programa-40-especial-incantations-audios-mp3_rf_28614437_1.html

sábado, 15 de septiembre de 2018

Los Singles de Killing Fields y más... (1984 - 1986)


El año 1984 fue un auténtico infierno para Mike Oldfield, realizando dos proyectos musicales y una de las giras más largas de su carrera. El final de todo ésto terminó con Oldfield con ataque de nervios y volviendo a los ataques de pánico a parte del final de su primer matrimonio serio y con hijos de por medio. A finales del año anterior, le encargaron realizar la banda sonora de una gran producción de Hollywood, una película sobre el terror acontecido en Camboya pocos años antes. Mike realizó la banda sonora en su casa de Denham hasta finales de 1983, dejandola ultimada hasta que decidió trasladarse a Suiza por motivos fiscales. En plena estancia en Suiza, recibe llamadas del director y productor de la película demandándole cambios en la banda sonora y más añadidos. Oldfield tiene que parar la producción de Discovery y trabajar más en la banda sonora a pesar de lo complicado de realizar algo a mitad de los 80 a miles de kilómetros de distancia del resto del equipo. El final fue que David Bedford tuvo que ayudarle a terminarla y finalmente a finales de año sale la banda sonora, que resultó un infierno en la vida de Oldfield.

Étude

Como único single de promoción de la banda sonora, sale a la venta el 26 de noviembre el tema que cerraría la banda sonora. Una impresionante versión de Recuerdos de Alhambra de Francisco Tárrega, que ya en 1982 solía tocar en directo. De hecho, en el tema aparece acreditado Morris Pert, que desde 1982 no trabajaba con él. Tanto éste tema como Evacuation de la cara B son dos edits del tema principal de la banda sonora, muy bien conseguidos. La portada evoca una de las primeras escenas de la película. Y en el videoclip vemos como un niño camboyano observa imágenes de la película mientras juega con su fairlight (¿emulando tal vez al propio Oldfield?) a parte de llevar consigo varias fotos de Mike Oldfield. El single sin embargo, no llegó a entrar en listas. La versión de 12 pulgadas, lleva los temas íntegros extraídos de la banda sonora diréctamente.

Single de 7 pulgadas. Europa. 106 980

A. Étude (Edit)
B. Evacuation (Edit)






Single de 7 pulgadas. Promo. Europa. VS 731

A. Étude (Edit)
B. Evacuation (Edit)






Single de 12 pulgadas. Reino Unido. VS 731-12

A. Étude
B. Evacuation






Single de 12 pulgadas. Promo. Francia. SA 1032

A. Étude
B. Evacuation








Single de 7 pulgadas. Promo. Argentina. S-0471

A. Étude (edit)
B. Étude (edit)








*En 1990 se reeditó el tema en un single de 7 pulgadas y en casete en el Reino Unido debido a un comercial donde apareció el tema de nuevo.

Single de 7 pulgadas. Reino Unido. VS 1328

A. Étude
B. Gakkaen (No es un tema de Mike Oldfield)






Casete Single. Reino Unido. VSC 1328

A. Étude
B. Gakkaen (No es un tema de Mike Oldfield)









Promocionales de The Complete

Con Oldfield reestructurando su vida, y tomando de nuevo prevenciones contra los ataques de pánico, se veía venir que no habría movimiento en un largo tiempo. Debido a ello, y como movimiento comercial, Virgin edita el que hasta ahora se considera uno de los mejores recopilatorios de Oldfield, el llamado The Complete. Dicho recopilatorio está mimado hasta el más mínimo detalle, incluyendo cuatro partes bien diferenciadas, con una bonita portada y con un libreto cargado de información. Para su promoción no salió ningún single, si no algunos promocionales en distintos países, que pasamos a relatar.

Single de 7 pulgadas. Alemania. 5 56 109

A. Moonlight Shadow
A. In High Places
B. Shadow On The Wall
B. Foreign Affair




Single de 12 pulgadas. España. VP 020

A. Obertura de Guillermo Tell
A. Moonlight Shadow
B. Ommadawn (Extract)
B. Mount Teide




Single de 7 pulgadas. Reino Unido. SWALLOW 1

A. Étude (Edit)
A. Moonlight Shadow
B. Portsmouth
B. In Dulci Jubilo




Pictures In The Dark

Una vez pasados unos meses desde el final de la gira de Discovery, Mike empieza a trabajar en una serie de temas y empieza a llamarle la atención el mundo del videoclip, haciendose instalar en su estudio de Denham un equipo de video con el que empieza a trabajar a la misma vez en un single y en su correspondiente video. El tema en cuestión, empezó siendo interpretado por Barry Palmer, pero tras varios cambios, decide incluir a una famosa cantante alemana que conoció en la gira de Discovery, Anita Hegerland. Además de su propia voz, y la de Anita y Barry se une la del niño pródigo Aled Jones. El tema se lanza de forma independiente junto a su video, que graba al mismo tiempo que el tema, y en la cara B añade un par de rarezas interesantes: Legend y The Trap, instrumentales que podrían ser descartes de la banda sonora de Killing Fields. También tiene su versión de 12 pulgadas con una versión extendida del tema. El single llega al puesto 50 en listas.

Single de 7 pulgadas. Europa. 107 850

A. Pictures In The Dark
B. Legend






Single de 12 pulgadas. Europa. 602 070

A. Pictures In The Dark (Extended)
B. Legend
B. The Trap





Doble Single de 7 pulgadas. Reino Unido. VSD 836

A. Pictures In The Dark
B. Legend
C. Moonlight Shadow
D. Rite Of Man




Shine

Ya en 1986, con el infierno pasado tras el divorcio con Sally, Mike se asienta en un nuevo domicilio en Francia con Anita Hegerland y allí empieza a trabajar en un nuevo proyecto audiovisual que saldrá en 1987 y que consiste en un video álbum del nuevo disco en el que está trabajando. Mientras tanto, Mike crea un nuevo single, el cual lo titula Shine, y elige como cantante de nuevo al gran Jon Anderson, los cuales trabajan en el tema vía telefónica, aunque al final Mike y Anita van a visitarle a su casa en Barbados, donde graban algunas secuencias para el video que acompañará al single. El single, a parte de su versión extendida en el single de 12 pulgadas, incluye otra rareza llamada The Path. Ésta cara B ya se había escuchado en la banda sonora de Reflection, por lo tanto, sabemos que pertenece a las sesiones del disco Incantations de 1976, un auténtico descubrimiento que sale únicamente en éste single. También aparece a la venta en formato de picture disc troquelado, un ítem exclusivo de su discografía, pues ningún otro single de Oldfield saldría en éste atractivo formato. El single sin embargo, sólo llegó al puesto 100 en listas.

Single de 7 pulgadas. Europa. 108 134

A. Shine
B. The Path






Single de 7 pulgadas troquelado. Reino Unido. VSS 863

A. Shine
B. The Path





Single de 12 pulgadas. Europa. 608 134

A. Shine (Extended)
B. The Path