jueves, 1 de noviembre de 2018

Entrevista a Héctor Campos

Oldfield Exposed se ha volcado con nuestro compañero de fatigas Héctor Campos en la edición de su esperado libro. Como bien sabéis, el pasado lunes se puso a la venta el libro sobre Mike que ha escrito, en éste enlace. 100 copias que volaron en cuestión de horas. Hoy mismo, la librería ha incluído más copias a la venta, por lo que ¡corred a por él, insensatos!

Héctor nos concede ésta entrevista donde conocemos mejor el génesis de éste libro y su difícil y larga producción.

-Héctor, dinos ¿cómo conociste la música de Mike Oldfield?

Mi padre tenía los viejos vinillos de Crises y Exposed, y los ponía desde que prácticamente yo era un bebé. Era la banda sonora de casa los fines de semana, así que me acostumbré a escuchar esos sonidos desde bien pequeño. Cuando crecí le regalé Tubular Bells II, cuando yo tenía unos 11 años, y desde ahí ya me quedé enganchado. Pasó a ser él quien me regalara sus discos desde entonces.

-¿Cual es tu disco favorito y cual detestas?

Sé que es un tópico, pero Tubular Bells es inimitable. Ommadawn es indestructible, es fascinante. Amarok probablemente tenga todos los ingredientes también para ser uno de los mejores. Luego me gusta reivindicar Incantations. Detestar no detesto ninguno... Digamos que Light & Shade y Heaven's Open son de los que menos escucho. Tampoco The Millennium Bell me apasiona, pero tiene sus momentos...

-¿Cuantas veces has tenido oportunidad de verlo en directo?

Tres veces. La primera, en Leganés durante la Then & Now 99. Aún recuerdo sus solos de guitarra, fueron espectaculares. Luego, en el Night of the Proms de Madrid, en 2007. Ahí estuvo bastante “parado”. Por último, en el concierto de presentación de Music of the Spheres, en Bilbao, en 2008. Esa fue una noche mágica.

-¿En qué momento se te ocurrió abrir la magnífica web 'Mundo Mike Oldfield'?

Era una época en la que relativamente poca gente en España tenía internet, en comparación con la actualidad. No había redes sociales, teléfonos inteligentes ni mensajería instantánea... Ya había alguna web muy buena en español sobre Oldfield (recuerdo mike-oldfield.es), pero me sorprendió que la mayoría fuera inglesa. Pensé que en un país con tanta afición, estaría bien tener otra página en nuestro idioma porque había muchos aficionados. Siempre me gustó escribir y de hecho en esos momentos empecé a trabajar en alguna revista haciendo noticias y demás, así que abrí la página como una afición que a la vez era una especie de prácticas.

-A pesar de toda la información que ofrecías, en 2008 nos sorprendes con la noticia de la edición de un libro sobre Mike. ¿Por qué viste la necesidad de editar un libro sobre él?

Habían pasado casi diez años desde la editada por mi amigo Pepe Cantos, y habían pasado muchas cosas desde entonces: Tubular Bells III, Guitars, The Millennium Bell, la Then & Now... La idea original era continuar la historia, hacer un libro sobre la relación de Mike Oldfield y España, pues entonces había vivido en Ibiza y luego se fue a Mallorca, y estaba muy cercana la etapa de Tr3s Lunas y demás. Cuando se lo comenté a Pepe Cantos, él me animó a hacerlo desde el principio: hacer una biografía completa. Entonces me di cuenta de que tenía razón: si uno compraba un libro sobre Oldfield y no se hablaba de Tubular Bells, Ommadawn, Amarok... No tenía sentido. Me lié la manta a la cabeza y comencé a escribirla desde el principio.

-Según tengo entendido el libro estaba prácticamente acabado cuando lo anunciaste en 2008, ¿por qué se ha atrasado tanto?

Fue una mala época. Yo era redactor jefe de un periódico que tuvo que cerrar ese año: los anunciantes, los publicistas, los editores... Todo el mundo desapareció. Nadie quería hacer nada, editar nada, apostar por nada. Entonces fue un chasco, pero ahora me alegro: aproveché todos estos años para reescribir el libro, ponerme en contacto con colaboradores de Oldfield y añadir muchos datos que antes no tenía. Prácticamente cada año añadía veinte páginas más. Philip Newell me ha ayudado cada año desde 2013 aportándome más y más datos, hasta este mismo año. El libro hoy no tiene nada que ver con el que tenía en 2008.

-¿Qué opinas del mundo editorial a día de hoy? ¿es fácil editar un libro?

Sí, es relativamente fácil: hay muchas editoriales. Ya no hace falta recurrir a los grandes grupos: hay editoriales independientes, especializadas, regionales o locales, y también está la opción de autofinanciación o micromecenazgo. Editar es fácil; lo difícil es que se vendan...

-No te vemos mucho por las redes, pero ¿has estado al tanto de los movimientos de los fans por la red?

Soy extremadamente tímido e introvertido. No tengo Facebook, Whatsapp, Twitter... Me gusta pasar desapercibido. La verdad es que estoy muy desconectado, probablemente sea una especie de dinosaurio. Pero luego me gusta ir a Fadalack, por ejemplo, y ver a toda esa afición tan apasionada. Es genial.

-¿El libro se centra en la vida de Mike, o también incluyes datos discográficos y curiosidades de su obra?

De hecho el libro se basa al 95% en su obra. Su vida personal se narra de forma muy sutil, muy respetuosa, con los datos básicos para comprender su composición. Aunque desde luego se narra toda la etapa de las depresiones, los ataques de pánico, la enfermedad de su madre... Todos esos traumas que le marcaron profundamente para componer. La idea es desgranar todos sus temas paso a paso. Hay lectores que me han dicho que se ponen el disco del que hablo mientras van leyendo. Esa es la idea. Luego, por supuesto, intento dar todos los datos posibles para comprender por qué en cierta época cambia de estilo, por qué una portada es como es... Las palabras de músicos como Phil Spalding o Julian Bahula aportan ese punto de vista en primera persona que nos mete en la historia.


-¿Algún día te plantearías volver a abrir Mundo Mike Oldfield?

No creo. La hice en una época de mucha ilusión y pasión. Pero llegó un momento en que se convirtió en una obligación; no lo disfrutaba. Además, ahora estáis realizando un trabajo magnífico, con el blog, las tertulias y una comunidad muy unida. Es vuestro tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario