martes, 9 de octubre de 2018

Entrevista a Pepe Cantos


Pepe Cantos es uno de los fans más importantes de Mike Oldfield del sector español. En los años 90, cuando internet era algo que sólo conocían en la NASA, fue el responsable de darnos información de lo más cuidadosa y siempre rigurosa del genio de Reading. Escribió el (hasta ahora) único libro sobre Mike Oldfield en español, con el que muchos empezamos a aprender más cosas de nuestro ídolo, y desde 1994 a 2005 llevó un increíble fanzine sobre Oldfield, llamado Orabidoo, también responsable de seguir los pasos de Mike durante toda su etapa en Warner. Es un placer para mí, tener unas palabras con mi respetadísimo Pepe Cantos. Espero que disfrutéis de sus palabras:

-Pepe, cuentanos ¿cuando y cómo conociste la obra de Mike Oldfield?

Más menos en la época de "Islands" (yo tendría unos 15 años) fue cuando comencé a alucinar con lo que iba escuchando gracias a las casetes que nos grababa un primo. No puedo recordar cual fue el primer disco que escuché, pero ahí estaban "Tubular bells", "Five miles out" o "Discovery". Enseguida llegó el mencionado "Islands", que recuerdo ver presentado en programas de televisión como 'Sábado noche', y conseguí el "The complete Mike Oldfield", que fue el acicate definitivo para tener un músico favorito.

-¿Cuantas veces tuviste oportunidad de verlo en directo? y ¿cual fue tu favorita?

No muchas, la verdad. La primera fue en Bilbao en 1993, un concierto especial porque en ese iniciático viaje en autobús desde Zaragoza conocí (aunque ya nos habíamos visto de pasada porque vivíamos muy cerca) a Sergio Casado y Jorge Andrés, los 'secundarios' de Orabidoo.
En la gira Then & Now presencié dos conciertos, San Javier y Castro Urdiales.
El cuarto fue su participación en Night of the Proms.
Por último, el concierto de presentación de "Music of the spheres" en Bilbao, una experiencia maravillosa.
De todos me quedo con el de San Javier, por todo lo que vivimos allí en una época de esplendor de Mike.

-¿En qué momento te decidiste a escribir un libro sobre su vida y obra?

Tal vez demasiado pronto, visto la cantidad de datos que faltan y la forma como está escrito!! Aunque la verdad es que estoy muy orgulloso de ese libro, era una época en la que internet era una palabra desconocida, y todo lo que sabíamos era por radio, televisión o recortes de prensa. Recuerdo gratamente esas casetes en las que descubrí singles y rarezas que ahora las escuchas en youtube con un solo click.
Resumiendo, creo que fue después de la gira de 1993 cuando me pregunté por qué no había ningún libro en español sobre este gran músico. Poco después escribí una carta, a mano, a Cátedra, y me pidieron un capítulo ya redactado para comprobar si les interesaba. Recuerdo que fue un día de mi cumpleaños cuando me llamaron para dar el visto bueno al proyecto, menudo regalo!!

-¿Cómo de difícil era llevar a cabo un fanzine en esos años?

Imaginate, no había inmediatez, cualquier noticia llegaba (si lo hacía) por carta y con semanas de retraso. Mi suerte fue tener un buen número de suscriptores que me hacían llegar cualquier rumor, noticia, entrevista, etc. Sergio y Jorge, así como Jesús Louzán, eran colaboradores incansables también, aunque la labor de recopilación y maquetación me la dejaba para mí, a veces era complicado pero siempre muy gratificante.

-¿Que experiencias tuviste en relación al fanzine?

Guardo muchos recuerdos, de viajes, encuentros de fans, ferias del disco (la Fira de Barcelona siempre era algo espectacular), presentaciones de discos (la de "Tres lunas" en Valencia es también inolvidable), pero especialmente conocer a gente maravillosa que compartía mis gustos (no sólo Mike sino Jarre, Vangelis o la new age en general), tanto mis colegas de Zaragoza que ahora son mi grupo de amigos sin necesidad de hablar de Oldfield, como cualquier persona con la que podía conversar un rato, y especialmente el cariño de los amigos que me acogían en sus casas en veladas maravillosas, esos Juan Antonio, Alberto, Jaime, Antonio y Ana, Rafa, José, Agustín, Manuel, Héctor, Santi y muchos otros a los que tengo que agradecer su hospitalidad y compañía. 


-¿Cual es tu disco favorito de Mike? y ¿cual detestas?

No detesto ninguno, agradezco cada nuevo trabajo porque siempre tiene detalles brillantes, aunque sólo los apreciemos yo y cuatro locos más. Hay cosas que me gustan menos, por supuesto, pero no vale la pena desprestigiarlos, con escucharlos menos (o nada) basta.
Mis favoritos son "Tubular bells", "Ommadawn" y "Amarok", pero sin orden, un día el oro sería para uno, al siguiente otro, depende de mi estado de ánimo, de con quién lo escucho o de otros factores.

-¿En qué momento te das cuenta que tu etapa en el fanzine tenía que acabar? ¿Fue culpa de internet o era algo que tenía que ocurrir?

Internet no tuvo mucho que ver, de hecho soy gran un defensor del libro impreso y no me preocupaba en ese momento esa competencia. Sencillamente me agoté mentalmente, era mucho trabajo porque siempre intenté atender a cada suscriptor personalmente, y por mi buzón llegaron a pasar muchas cartas. Aparte, hay otros factores en la vida que te quitan tiempo, estudios, trabajo, familia, pareja... En el momento en que empecé a fallarle a gente que me pedía cosas y simplemente lo iba dejando o no tenía fuerzas para cumplir, me planteé de un día para otro que era el momento de dejarlo.

-¿Hubieron intenciones de hacer un hipotético número 31?

Hubo bastantes peticiones, pero tuve muy claro que no podía ser.

-Desde entonces, no te hemos visto mucho por las redes, ¿sigues escuchando a Oldfield?

Sí, claro, nunca dejaré de escuchar a Oldfield, y seguirá siendo mi número 1, sin duda. Eso no quita que ahora esté mucho más centrado en las nuevas músicas, a través del blog www.solsticiodeinvierno.blogspot.com, en el que he hablado en numerosas ocasiones de Oldfield.
No me van las redes sociales, no las descarto pero por ahora no quiero Facebook ni Twitter.

-¿No te ha dado la intención alguna vez de hacer un número especial 'final' de Orabidoo?

Para ser sincero, unos años después de dejarlo aún me planteé hacer un ejemplar de despedida, pero no tenía sentido. Además, con el tiempo y algún traslado, ya ni sabía dónde tenía las cosas, datos de la gente, el ordenador petó con los programas que utilizaba, etc. También creo que mucha gente, y ahí sí que tuvo que ver internet, prefería la inmediatez, lo único que le daba Orabidoo era tener las noticias recopiladas y poner un punto de humor que, para mí, era vital en el fanzine.

3 comentarios:

  1. Gran conocedor de la música de Mike Oldfiel, y mejor persona. Creo que gracias a él Oldfield se ha mantenido unido a sus seguidores de forma puntual, crítica y con rigor. Tanto desde su libro, como desde los fanzines, nos manteníamos unidos en aquellas épocas que no existían las redes sociales y esperábamos ansiosos la llegada por correo del "Fanzine Orabidoo". Gracias Pepe. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo supe del fanzine en un anuncio de la revista World1Music. Le llamé al teléfono (fijo, no había móviles) y de ahí hasta el final. Tuve ocasión de conocerle en persona en un encuentro de fans en Madrid. Gran persona. Un abrazo para Pepe y todo mi reconocimiento ¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Petetis:

    Aprendí a tocar la guitarra con Amarok, TSODE, Ommadawn o FMO. Años después descubrí aquella tienda en Zaragoza con Luciano y esos discos entre cajones. Gracias a aquella tiendecita y el programa de Ramon Trecet, Diálogos 3, mi mente se abrió a otras músicas maravillosas. En aquella tienda había una pequeña revista artesanal muy curiosa que lo tenía todo: Hablaba de mi músico favorito, sección de otras músicas, curiosidades muy interesantes y muchas risas. Aquel fanzine tenía magia. Con Pepe descubrí a un gran amigo y mucho más. Y aunque me duele que hoy no exista el fanzine (¡que vuelva Tubulin!) tengo que reconocer que tiene un blog cojonudo especializado en nuevas músicas donde sigue apareciendo mi músico favorito y sigo echándome unas risas. Gracias Pepe porque hiciste posible lo imposible con aquellas páginas, y lo sigues haciendo ahora

    ResponderEliminar