domingo, 26 de febrero de 2017

Tertulias Oldfield - Programa 23 - Tubular Bells II


Tras la controversia generada con la última tertulia hablando de nuestras primeras impresiones de Return To Ommadawn, volvemos a la tranquilidad con el análisis de la discografía de Mike, que en ésta ocasión empezamos con la etapa Warner.

Ésta tertulia fue la más caótica y terminamos cerca de las 4 de la mañana grabándola. Nos hemos superado en tiempo, en éste caso son 3 horas y 20 minutos (y eso que la he editado, porque eran 4 horas de tertulia).

En ésta tertulia colaboraron Anselmo, Arturo, Paco, Pedro, Alberto y Ana. Esperemos que la disfrutéis.

https://www.ivoox.com/tertulias-oldfield-programa-23-tubular-bells-audios-mp3_rf_17227525_1.html

8 comentarios:

  1. Me congratulo del ambiente distendido de la tertulia.Los ánimos estaban tranquilos en esta ocasión lo cual se agradece.Esperemos que sea la tónica de las siguientes tertulias también.Esta vez poco más hay que comentar.Quizás solo decir que tras Tubular Bells 2 creo recordar que Trevor Horn reconoció en una entrevista que Oldfield en el disco prácticamente supervisó y controló todo.Por tanto,en esencia todo el mérito es para Mike.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Un par de coas que se mencionaron en la tertulia. Por una parte, tal y como comentaba acertadamente Ana, John Gordon Sinclair es actor.
    Por otra parte, Ana también comentaba lo de los pitidos en el concierto en el momento del "Digital Sound Processor". Bien, no son pitidos, es un momento de euforia en el público que coincide cuando Mike apoya la guitarra y abandona la parte baja del escenario para dirigirse a la parte más alta, en dónde están las campanas tubulares que él mismo golpea. Esto no se ve en el video, pero si en una grabación piratilla que andaba hace tiempo por YouTube.
    Otra cosa más. Yo en RTO he contabilizado 3 cortinillas cortadas antes de tiempo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que mike usa una cortinilla, dios mata a un gatito.

      :-(

      Las corta, encima mal cortadas XD

      Eliminar
  3. yo conoci a oldfield con el tb1 que jovencitos

    ResponderEliminar
  4. Creo que las tertulias son muy interesantes aunque como ya he dicho en otra ocasión sigo echando en falta un poco más de tiempo en el análisis de lo estrictamente musical (creo que en este sentido las aportaciones de Paco Salazar son extraordinarias) y algo menos a otras cuestiones que son interesantes pero menos relevantes. En esta tertulia, por ejemplo, se ha dedicado un montón de tiempo a elocrubrar sobr si el disco está más o menos sobreproducido debido a la intervención de Trevor Horn. Por otra parte, dado que el programa es una tertulia, estaría bien que las intervenciones fuesen más proporcionadas. Ana, por ejemplo, apenas habla y Anselmo, por el contrario, convierte la tertulia en "monólogos Anselmo". Creo que se debe cuidar un poco esto, sinceramente. En cualquier caso, ánimo y a seguir

    ResponderEliminar
  5. Yo, partiendo de que me encantan las tertulias, siempre tengo la sensación de que a veces se van de las manos en cuanto a abordar temas que no tienen demasiada relación lo estrictamente musical. Echo de menos el análisis de cada una de las canciones que componen cada disco y que venía siendo así hasta Heavens Open.

    Insisto mi agradecimiento hacia las tertulias.

    ResponderEliminar
  6. TB2 es una maravilla, me encanta y me da mucha serenidad cuando lo escucho, en mi época estudiantil, estaba en bucle de fondo TB1, TB2 y TB3, sino no podía estudiar.
    Para mi TB2, es el mas sereno, tranquilo(a ratos) y el que mas paz desprende.
    Me encanta!
    PD: Estoy deseando la tertulia de TB3 y poder comentar para dar caña! Por dios si es un discazo, desde la portada(tiene algo ese color que mike le dio) hasta cada una de las canciones(incluso inner child).

    Saludos Oldfieanos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por esta nueva tertulia.
    Hacía ya tiempo que no os escuchaba pero con el tirón de RTO he vuelto a engancharme a tu web, JJ, y a las tertulias de nuevo.
    Oldfield acaba de dar un paso de gigante con su último disco y espero que no vuelva a hundirse de nuevo tras volver a caricaturizarse a sí mismo con otro Tubular Bells IV (secuelas que ya son una pesadilla, salvo Music Of The Spheres, que se salva dignamente).
    Considero que TBII es la muerte en vida de nuestro querido Oldfield. Es prácticamente una dolorosa autoparodia para los que amamos su primer disco y sobre todo sus tres primeros, que son un absoluto hito en la historia de la música contemporánea. Que conste que este disco del año 92 yo deseaba oírlo como agua de mayo, ya que Amarok me fascinó y me seguirá fascinando siempre, pues fue como una resurrección de ese primer Oldfield. Pero mis expectativas se derrumbaron enseguida. Lo que oí me avergonzó y esta amarga sensación la noté sobre todo por el la vergüenza que empecé a sentir ante la perspectiva de enseñar esa música a mis colegas y amigos. Eso me horrorizó, pues siempre presumía de este músico y grababa y regalaba cintas a mis amigos/as con su música, lleno de orgullo y expectación por contagiar mi entusiasmo por Oldfield. Pero con TBII sentí pudor, la composición (re-composición, o mejor dicho: des-composición) estaba plagada de horteradas (las voces de la madre y el niño de Altered State, por dios!!.., el Revenition Effect y el Digital Sound Processor de The Bell, los ritmitos de "música ligera" y "bailable"...madre mía!... ). Todo hacía añorar al auténtico Tubular Bells, y todo se revelaba como una gran pantomima.
    Para los que sabemos del potencial y el genio de Mike, los que habíamos crecido con sus primeros discos, esto era un suicidio en directo. Y como Anselmo apunta (a Anselmo tendremos que aguantarlo, qué le vamos a hacer, controla mucho de Oldfield, aunque su egocentrismo y misoginia echen para atrás...) lo que realmente echó a perder a Oldfield fue ese rendirse al mundo digital, al sampleado y a los botoncicos, que hundieron su maravilloso buen hacer como músico acústico y eléctrico, entrando en el tenebroso mundo de lo electrónico, que aunque sea un reino interesante, a él no le pega. Trevor Horn fue una funesta influencia, como bien habéis dicho algunos.
    Después de aquello todos sus discos fueron una caída en picado, con la excepción de TSODE, que aunque estaba perpetrado ya casi digitalmente por completo, la magia compositiva y el genio melódico de Oldfield hicieron que ciertos pasajes de este disco los guardemos como oro en paño.
    Con MOTS y ahora con este RTO, que me han reconciliado con Oldfield de nuevo (aún sabiendo las carencias que tienen), los amantes de su música bien escogida (que no los "fans", que siempre son un fastidio y no tienen remedio) estamos de enhorabuena, pero mucho me temo que el carácter volátil de este hombre nos la puede jugar de nuevo, pues se acerca otro TB y con él una posible vuelta a la mediocridad.

    Como Oldfield siempre tiene alguna pepita de oro en sus discos malos, de este album salvaría sobre todo el riff de bajo de The Bell, y el final de este tema, que es increíble; y Maya Gold, que demuestra la finura a la que puede llegar Mike variando mínimamente un tema.

    Gracias a Paco Salazar por sus siempre interesantes puntualizaciones técnicas, y por su buen humor. Me rio también mucho con Anselmo, pero si tuviera que compartir charla con él no lo soportaría, jaja.

    Un apunte sobre la portada en el que no habéis caído: Mirad la portada de Waiting for Cousteau, de Jarre, de dos años antes. No tengo nada más que añadir. El TBII es plagio hasta en eso.

    Dicho todo esto, cada día me gusta más oiros, y tras la tertulia de TSODE, me engancharé mas a los Spin Offs, pues los discos que van desde 1994 hasta MOTS me horrorizan.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar